C+K

Analizadores de piel

Volver a Página Principal


Información general sobre parámetros cutáneos, capilares y de medición CK

  1. La piel en general
  2. Estratificación de la piel
  3. Capa hidrolipídica del Stratum Corneum
  4. El pelo
  5. Piel y sol
    • Efectos del sol
    • La piel como barrera de protección electromagnética
  6. Deshidratación transepidérmica (TEWL)
  7. Elasticidad de la piel
  8. Microrrelieve
  9. Factores que influyen sobre la capa hidrolipídica
    • Factores de influencia fisiológicos
    • Influencia del entorno
  10. Campos de aplicación

1. La piel en general

Nuestra piel no solamente es una prenda de vestir viviente, sino que destaca por una serie de funciones vitales que la convierten en un auténtico superdotado. Protege al organismo del medio ambiente relacionándolo al mismo tiempo con aquel. La piel siente el calor y el frio, el bienestar y el dolor. Es una fábrica química capaz de procesar fármacos y venenos y de producir enzimas y hormonas. Protege contra golpes, rozaduras y presión. Sus barreras ácidas naturales impiden la intrusión de patógenos.
En resumen, nuestra piel realiza una actividad extraordinaria en todo momento. Por ello hay que cuidarla, especialmente cuando algunas de sus capacidades se encuentran amenazadas.

2. Estructura
La piel humana está compuesta por tres capas, cada una de ella con una función característica, pero siempre cooperando estrechamente con la capa sucesiva.

· Epidermis
La epidermis es la capa exterior de nuestro cuerpo, la cual se halla en estrecho contacto con el entorno. Es relativamente delgada y limita con la capa adyacente, denominada dermis, a través de un perfil irregular.
La epidermis consta a su vez de dos estratos diferentes: el stratum germinativum se encarga de reponer continuamente la piel asi como de la producción de melanina (bronceado). En esta capa constantemente se están generando células nuevas mediante subdivisión. Las células nuevas se desplazan hacia el exterior para formar una estructura discoidal denominada stratum corneum. Este proceso requiere 4 semanas en una piel sana, y hace que las células se transformen en ceranocitos, se aplanen y terminen muriendo, tras lo cual se desprenden de la superficie en forma de pequeñas escamas para hacer sitio a otras células nuevas.

· Dermis
La dermis proporciona a la piel sus propiedades de elasticidad. El colágeno y las fibras elásticas estabilizan la piel y evitan su deformación. En esta capa se localizan asimismo las células sensorias. Toda sensación (dolor, picores, temperatura) son transmitidas desde los receptores al cerebro en forma de impulsos eléctricos a través del tejido nervioso. El elevado contenido de condoitina y ácido hyalurónico de la dermis permite acumular líquido para alimentar las células de la epidermis.

· Subcutis
Este es el estrato más profundo de la piel, donde se alojan las células grasas y nutrientes, las glándulas sebáceas y sudoríparas y los músculos encargados de mover los pelos. También desempeña funciones de almacenamiento de substancias y protección contra golpes. En general las células grasas son el componente principal. El tamaño y espesor de la capa, asi como la disposición de las células, están controlados tanto físicamente como mediante actividad hormonal. Las células grasas subcutáneas son escasas en la nariz, los párpados y el oído externo.

3. Capa hidrolipídica del Stratum Corneum

Un elemento fundamental de la piel lo constituye la capa hidrolipídica, compuesto por la grasa que segregan las células sebáceas asi como elementos líquidos excretados con el sudor. Estas emulsiones evitan que la piel se seque, la mantienen flexible y evitan la penetración de substancias patógenas externas (como microbios) gracias a la barrera ácida natural de protección. Toda perturbación de la capa hidrolipídica produce problemas que van desde la irritación cutánea a enfermedades de la piel.
La limpieza de la piel perturba el equilibrio de la capa hidrolipídica. En una piel sana ello no supone gran problema ya que las glándulas sebáceas comienzan a actuar de inmediato, recomponiendo la capa hidrolipídica en dos horas.
La composición de la capa hidrolipídica es variable y depende de diversos factores.
La capa córnea (stratum corneum) es de la mayor importancia para mantener en equilibrio la humedad de la piel.
Las capas vivas subyacentes requieren una hidratación continua.
Las glándulas sebáceas se hallan presentes en prácticamente cualquier punto de la piel, y generan entre 1 y 5 gramos diarios de una mezcla compleja de lípidos.
El pH de la piel es función de substancias solubles en agua contenidas por el stratum corneum y de la secreción de sudor y grasa (capa hidrolipídica de la piel), asi como del ácido carbónico expulsado. El pH promedio es de 5,5 para las mujeres y algo menor en los hombres (aprox. 5), variando como es lógico según el lugar de la piel donde se mida asi como de diversos factores externos. El que el pH cutáneo sea inferior a 7 significa que la piel dispone de una barrera de protección ácida con propiedades bactericidas y fungicidas de fundamental importancia para la salud. Un maltrato constante de la piel con productos farmacéuticos o de cosmética pueden resecarla y propiciar un envejecimiento prematuro.
Por lo general las soluciones jabonosas poseen pH superior a 7. Una piel sana confrontada con semejantes valores elevados de pH quedará relajada al cabo de poco tiempo (20-100 minutos), pero necesitará no menos de 5 horas para recuperar su pH original. Una piel sensible puede adaptarse a un pH más elevado a lo largo de un largo período de tiempo, lo cual modifica en gran medida sus funciones protectoras. Los cosméticos que permanecen sobre la piel sobrecargan a esta con un pH innecesariamente alto perjudicando sus características protectoras. Mediante la utilización de jabones no alcalinos (los denominados syndets), se puede limpiar bien sobre un estrato neutro o ligeramente ácido, eliminando o reduciendo las influencias negativas del jabón sobre pieles sensibles. Para demostrarlo es necesario realizar mediciones del pH.

4. El pelo

Los dermatólogos y especialistas en cosmética dedican una gran atención al estado y salud del pelo y del cuero cabelludo. Nuestra personalidad y bienestar dependen en no pequeña medida de cómo le vaya a nuestro pelo. El pelo constituye el segundo factor más importante de la atracción sexual. A menudo médicos y farmacéuticos se ven obligados a responder preguntas relativas a los productos más indicados para el cuidado del pelo o el tratamiento de anomalías en el cuero cabelludo. El contenido de secreción sebácea es importante, no solo desde un punto de vista higiénico y estético, sino también desde otros de tipo individual y social. La secreción sebácea del cuero cabelludo, en particular la seborrea, tiene un gran interés para la industria cosmética y farmacéutica. Aunque el pelo no dispone de estructuras interconectadas como la piel también es posible realizar mediciones del pH y de la secreción sebácea.

5. La piel y el sol

5.1. Efectos del sol

Qué gran amigo, el sol. Las plantas siempre le van siguiendo, y las personas también lo hacen a veces. Por desgracia nos podemos beneficiar de los efectos positivos del sol ("su lado soleado") tan solo dentro de cierta medida, ya que el sol también ejerce influencias negativas sobre el organismo ("el lado oscuro").

"Lo bueno":
· El sol proporciona vitalidad y equilibrio mental. Nuestro ritmo circadiano depende del sol.
El sol ayuda a producir vitamina D3, necesaria para fortalecer los huesos.
El sol ayuda a superar diversas dolencias de la piel (p.ej. soriasis y neurodermitis)

"Lo no tan bueno":
Nos podemos pasar y quemarnos. Resultado: ADN dañado, y como consecuencia de ello cáncer de piel cuando el deterioro es irreversible.

· Los rayos solares penetran muy por debajo de la capa más profunda de la piel, lo cual puede producir envejecimiento al quedar reducidos los niveles de colágeno y fibras elásticas.
· El sol puede causar calenturas e insolación.

Desgraciadamente en nuestro tiempo se registra una incidencia cada vez mayor del lado oscuro, principalmente como resultado de un cambio en las pautas de ocio y tiempo libre (vacaciones más largas en latitudes meridionales), pero también a causa de la creciente polución medioambiental y el agujero en la capa de ozono.

La piel: una barrera de protección contra la radiación UV

Una de las diversas, y en cualquier caso más importantes funciones de la piel consiste en proteger al organismo humano de las radiaciones electromagnéticas emitidas por el sol. La radiación electromagnética del sol está compuesta por una gama de variadas frecuencias:
· Radiación UV-C (200-280 nm): Inofensiva para el organismo ya que no es capaz de penetrar en la atmósfera ni en la estratosfera. Esto podría cambiar en el futuro si continúa aumentando la polución medioambiental.
· Radiación UV-B (280-320 nm): Muy perjudicial para la piel. Aproximadamente 1/3 de la misma llega hasta la epidermis viva provocando quemaduras y conjuntivitis. Solamente un 16% logra traspasar el corium.
· Radiación UV-A (320-400): Un 57% aproximado de esta radiación llega a traspasar el corium (efecto profundo). Genera efectos directos de pigmentación en la piel y acelera su proceso de envejecimiento.
· El sol también emite en la gama visible (400-760 nm) y en la de infrarrojos (760-3000 nm).

Las radiaciones UV-A y UV-B son de gran importancia para la piel humana. Uno de los mecanismos de protección más importantes de la piel humana contra la radiación electromagnética consiste en la producción de melanina, un pigmento que proporciona a la piel su color característico. La melanina es generada por los melanocitos de la epidermis y emigra en pequeñas partículas hasta las células de la epidermis (entre las 24 y 48 horas posteriores a la exposición), recubriendo los núcleos de las células con una capa oscura de protección. Más que la cantidad y densidad de melanocitos es la capacidad de los mismos para producir melanina, que está condicionada genéticamente.

Existen dos formas de pigmentación:
Pigmentación directa: Causada por la radiación UV-A, que oxida un producto previo incoloro de la melanina. De este modo el bronceado se consigue a partir de la melanina ya existente.
Pigmentación indirecta: Causada por la radiación UV-B, que inicia una reacción bioquímica la cual a su vez conduce a la producción de melanina adicional. Someter los mecanismos de protección de la piel a una exposición excesiva a la radiación UV produce eritemas.

El eritema consiste en una reacción crítica ante la radiación, el límite a partir del cual se producen las quemaduras. Un eritema es de color rojo porque los vasos arteriales aumentan su tamaño bajo la parte deteriorada de la piel para permitir el transporte de nutrientes y humedad que la curación de las lesiones infligidas requiere.

Un eritema típico consta de tres etapas:
· Fase inicial: Período de tiempo entre la exposición al sol y un primer envejecimiento de la piel. En esta etapa las diferencias de color todavía no son perceptibles por el ojo. No obstante la célula ha comenzado a liberar las substancias necesarias para producir un ensanchamiento de las venas.
· Fase temprana: Quemaduras dolorosas y enrojecimiento de la piel, asi como sensación de dolor en la piel son los síntomas típicos en esta etapa que tiene una duración aproximada de 8 horas 8 h.
· Fase final: En esta etapa las células son destruidas al disminuir la radiación, desprendiéndose típicamente en forma de escamas tras una quemadura del sol. Un eritema puede deberse no solamente a quemaduras sino también a otros factores (presión mecánica, rozaduras, calor, irritación o substancias químicas o tóxicas).

6. Pérdida de humedad transepidérmica (TEWL)

La función protectora de la piel mantiene el organismo a salvo no solamente de influencias externas sino también de la pérdida de sus propios líquidos. El agua perdida consiste en vapor de agua evaporado y transpiración. En términos de física la difusión del agua corporal específica ejerce una presión que puede medirse como pérdida de agua transepidérmica (TEWL), valor expresado en g/(hm²). Todo recubrimiento de la piel con productos farmacéuticos y cosméticos altera los procesos excretores de la piel. El vapor de agua y el dióxido de carbono desprendidos por difusión reaccionan con las substancias que se aplican sobre la piel. Los agentes activos que penetran en la piel generan una disminución adicional de la presión. Un TEWL modificado obliga al stratum corneum a hincharse. Si se han llevado guantes de goma durante un período prolongado se podrá notar el mismo efecto.

7. Elasticidad de la piel

Las propiedades mecánicas de la piel siempre han tenido una gran importancia para los dermatólogos y los biofísicos. Los parámetros biomecánicos de la piel tales como la elasticidad difieren según la zona anatómica, pudiendo variar en gran medida a lo largo del proceso de envejecimiento o por el efecto de diversas dolencias cutáneas. El envejecimiento de la piel comienza a los treinta años con los primeros síntomas de flaccidez, arrugas, deshidratación, pigmentación pecosa y pérdida de elasticidad. Nuestra piel es un medio viscoelástico, es decir, con propiedades tanto elásticas como viscosas. He aquí algunos ejemplos para ilustrar lo dicho:

Un globo hinchado posee una elasticidad casi perfecta. Se puede deformar por efecto de una presión aplicada en su superficie, pero recobra su forma original al cesar aquella. La presión deformadora posee diferentes amplitudes dependiendo de la cantidad de aire en el interior del globo. Si la superficie está tersa por hallarse muy inflado la amplitud es pequeña, siendo la deformación elástica en cualquiera de los casos.
La arcilla de modelar y la plastilina son viscosas al cien por cien. La plastilina se deforma con facilidad bajo el efecto de la presión. Esta deformación permanece aun cuando la presión haya dejado de actuar, y puede continuar si volvemos a aplicar presión.

Una piel joven y bien regada es muy elástica, pero no se puede comparar a un globo. La piel no recupera su estado original inmediatamente después de haber aplicado la fuerza, sino que permanece deformada durante cierto período de tiempo, un fenómeno denominado histéresis. Si la piel es vieja y su riego defectuoso la deformación plástica permanece. Las diversas partes de la anatomía humana no solo tienen distintos grados de viscosidad y elasticidad, sino que en una piel elástica las amplitudes también difieren.

8. Microrrelieve

La superficie de la piel se encuentra surcada por líneas primarias y secundarias a modo de un mapa topográfico lleno de valles y mesetas. Este microrrelieve constituye un indicador fiable del grado de envejecimiento de la piel. Las líneas primarias son características de cada individuo, edad y zona corporal. Se ven influidas por factores exógenos como temperatura, humedad relativa, cosméticos, la alimentación o fármacos. Los cambios del microrrelieve se hallan estrechamente vinculados a la pérdida de fibras elásticas de la dermis. La piel joven se caracteriza por un gran número de líneas finas que mantienen la piel tersa como una red. Con la edad estas líneas finas van desapareciendo en mayor o menor medida, incrementándose la profundidad de las líneas primarias. Mujer de 20 años Mujer de 50 años

9. Influencias sobre la capa hidrolipídica

Son muy numerosos los estudios acerca de efectos sobre la piel. Póngase en contacto con nosotros y le haremos llegar una bibliografía detallada.

9.1 Factores fisiológicos

El intercambio de gases a través de la piel implica un proceso de difusión de oxígeno y dióxido de carbono a través de su superficie. Ciertamente la piel no respira de igual modo que los pulmones, pero se trata de un proceso muy similar con los mismos productos de entrada y salida. Incluso teniendo lugar por esta vía un intercambio de gases de tan solo un 1,5% del total del cuerpo, el hecho tiene una importancia fundamental.
La absorción de oxígeno y la expulsión de dióxido de carbono se encuentran fuertemente condicionadas por la temperatura y la humedad relativa del aire. Los mecanismos termorreguladores del organismo influyen sobre el contenido de agua de los cuerpos. Los seres humanos tienen una temperatura corporal más alta que el medio ambiente, y esta diferencia se mantiene mediante evaporación.
En circunstancias normales del entorno (20° C y 40-60% HR) la regulación térmica se lleva a cabo principalmente mediante evaporación. A mayor temperatura ambiente más alto es el valor TEWL (A 30° C es dos veces el existente a 20° C). La humedad relativa no guarda relación lineal con el TEWL, pero al incrementarse la humedad relativa aumenta también la presión de vapor del entorno, dando como resultado una diferencia cada vez menor entre dicha presión de vapor y la presión de vapor de la piel. Disminuyen por consiguiente las magnitudes de difusión pasiva y el TEWL.
El agua es la substancia más abundante del cuerpo. El organismo de un recién nacido está compuesto por agua en un 75% de su peso. En el adulto dicha proporción es de un 50 - 60%. De aquí que el equilibrio del agua desempeñe una función tan importante. Un adulto requiere diariamente una cantidad aproximada de agua de 2,4 litros por término medio. El agua sale por lo general excretada por la uretra, por vía respiratoria y a través de la piel. El equilibrio del agua resulta vital en la barrera epidérmica.

La parte anatómica sometida a medición también influye sobre el nivel de humedad, debido al espesor de la piel y la actividad de las glándulas sudoríparas. En la frente y las palmas de las manos existe una hidratación elevada. En el brazo, a unos pocos centímetros de la mano, la piel se vuelve por lo general bastante seca.
Hay glándulas sebáceas en todos los lugares del cuerpo, pero el flujo de secreciones varía notablemente. La mayor parte de las glándulas sebáceas se encuentran situadas en la zona T de la cara (frente, nariz, mentón), el cuero cabelludo y las partes superiores de la espalda y el pecho.
Asimismo el pH experimenta variaciones considerables según la parte del cuerpo, y no es el mismo en todas las zonas de la cara. Las mejillas, por ejemplo, tienen un pH más elevado que la frente. Los sobacos y las plantas de los pies tienen los valores de pH más altos.
Respecto a los valores TEWL la gradación es esta: palmas > planta de los pies > frente = orejas = uñas = dorso de la mano > antebrazo = brazo = muslo = pecho = abdomen = espalda.

La edad desempeña un papel fundamental en cuanto al contenido de secreciones sebáceas y el pH.
La hidratación cutánea de un niño es baja; alcanza su máximo en los adultos (entre las edades de 20 y 40 años), y en la vejez vuelve a descender debido a la capacidad decreciente de acumular grasas por parte del stratum corneum.
La secreción sebácea está controlada por el sistema endocrino, de aquí que la piel de un niño pequeño esté seca mientras que la de los adolescentes posee una textura aceitosa.
El pH se incrementa con la edad. Un recién nacido tiene mayor permeabilidad al vapor de agua puesto que la barrera se desarrolla en el transcurso de las primeras 2 o 4 semanas.
El TEWL disminuye conforme avanza la edad. Además con los años cada vez hay menos fibras de elastina y colágeno, con lo cual la elasticidad decrece en modo considerable. En este contexto juega un papel importante el envejecimiento prematuro por causa de la luz.

La secreción sebácea sobre el cuero cabelludo y el pelo difiere de acuerdo con la raza, la edad, el sexo y factores genéticos. El pH de un hombre es ligeramente inferior al de una mujer.

Las personas sometidas a análisis deberían haber estado reposando durante al menos 10-20 minutos para que su circulación sanguínea se estabilice después de cualquier esfuerzo físico posible.

La tensión emocional también incrementa la transpiración y modifica la capa hidrolipídica. Las enfermedades cutáneas e internas asi como la curación de cicatrices y heridas influyen asimismo en la elasticidad.

9.2 Efectos del entorno

La radiación UV ejerce una gran influencia en la topografía, pigmentación y características de elasticidad de la piel. En particular la radiación ultravioleta del tipo A penetra en la dermis provocando daños en las fibras de elastina y colágeno. En esto consiste el envejecimiento prematuro. La luz directa puede caldear la piel incrementando la transpiración y reduciendo las secreciones sebáceas, lo cual altera en gran medida la capa hidrolipídica.

Las corrientes de aire también falsean el resultado de las mediciones. Cuanto mayores sean la humedad relativa y la temperatura del entorno mayor será la hidratación de la piel. Como condiciones ideales para la medición se recomiendan aproximadamente 20° C y humedad relativa = 50%. Por consiguiente las mediciones de humedad se verán influidas asimismo por el clima y la estación del año. Debido a la baja humedad relativa durante el invierno la capa hidrolipídica posee un bajo contenido de agua. Un esfuerzo adicional debido al lavado frecuente de la piel puede terminar produciendo una deshidratación excesiva de la misma. En el verano se transpira más, pero a causa de la mayor humedad relativa no se evapora tanta agua en la superficie de la piel y el stratum corneum permanece más hidratado.

Los biorritmos (aumento en la temperatura corporal) hacen que el TEWL sea más elevado por la mañana que por la tarde, y distinto en invierno y en verano.

La forma de vida, la alimentación, el consumo regular de nicotina y alcohol asi como la utilización de medicamentos y cosméticos influyen sobre la capa hidrolipídica y las propiedades elásticas. Una vestimenta cómoda y holgada ayuda a regularizar el funcionamiento de la capa hidrolipídica.

El tipo de emulsión también desempeña un papel esencial en los análisis de productos de cosmética. Las emulsiones w/o hidratan la piel en mayor grado que las emulsiones o/w. Se aconseja esperar al menos 30 minutos tras la aplicación de un producto antes de comenzar las mediciones de hidratación, al efecto de evitar que la evaporación del producto distorsione los resultados. 10.

10. Campos de aplicación

El contenido de humedad en la superficie de la piel constituye uno de los parámetros más importantes a la hora de analizar las funciones de la piel como barrera. Cuanto más equilibrada esté la capa hidrolipídica mayor será la hidratación. Solo una piel bien hidratada podrá funcionar a la perfección. Un TEWL bajo es típico de pieles saludables. El equilibrio de la capa hidrolipídica tiene una gran importancia para los dermatólogos. Las mediciones constituye práctica ya usual para comprobar la eficacia de medicamentos y cosméticos, especialmente en los términos de la Enmienda 6 de la Directiva Europea sobre Cosméticos y Protección del Consumidor. Medir el TEWL resulta de gran utilidad para la investigación y el análisis de productos farmacéuticos y de cosmética, estando previsto su establecimiento por ley en previsión de posibles alteraciones de la piel causadas en el futuro por algunos de estos productos. Determinar el TEWL ayuda a evaluar el grado de irritación producido por factores físicos (oclusión) y químicos (detergentes).

El ojo humano posee una gran sensibilidad para percibir los colores puestos unos junto a otros, pero cuando los mismos aparecen ante la vista de forma sucesiva ya no resulta posible distinguirlos. Además la impresión registrada por el ojo depende de la iluminación respectiva. De aquí la gran importancia que tienen las mediciones de melanina y eritema. En el campo médico es posible una gran variedad de mediciones (p.ej. alteraciones del melanoma, cicatrices, cambios en el color de la piel tras la exposición al laser o a rayos ultravioleta, depilación, estudio de inflamaciones y respuestas alérgicas o bien eficacia y efectos laterales de los fármacos). Las mediciones de melanina son importantes para el desarrollo de productos blanqueadores de la piel. La creación de protecciones solares eficaces exige un buen conocimiento de los fototipos, para lo cual resulta imprescindible una buena medición de la melanina y del eritema.

Las mediciones cutáneas ayudan a cumplir un criterio de objetividad en la asesoría de productos (independientemente de cualquier marca) para tipos específicos de cabello y piel, en la farmacia, el esteticista, en la peluquería o en el punto de venta de productos cosméticos. A veces resulta complicado escoger el artículo más adecuado para una persona concreta, dada la gran abundancia de maquillajes y protectores solares existentes en el mercado.

Campos de aplicación adicionales: pruebas alérgicas de contacto, tratamientos contra la dermatitis, medicina laboral (panadería, peluquería, etc.), pediatría, supervisión de procesos curativos de quemaduras y lesiones cutáneas.

Las mediciones de TEWL, hidratación, secreción sebácea, pH y eritema permiten detectar en una etapa temprana cualquier deterioro en la capacidad protectora de la piel. La pérdida de elasticidad de la piel se debe por lo general a anomalías en el metabolismo del colágeno. Las mediciones de elasticidad in vivo tienen un gran interés para cuantificar la rigidez de la piel y localizar posibles correlaciones en el devenir de una dolencia. Las mediciones de elasticidad son asimismo importantes para el tratamiento de la psoriasis, dado un conocimiento adecuado del espesor anómalo de las placas que se forman sobre la piel, y proporcionan información útil en el proceso curativo de los queloides. En la industria agroalimentaria las mediciones de hidratación se aplican sobre todo en los departamentos de control de calidad.


+ info: Tel. 944 431 900 - mail


Visite nuestra nueva web: www.microcaya.com

APARATOS MARKETING

- Listado

SENCILLOS
- SD 27
- SP 37
- SPA 99
- EM 25
- MDS 800
- Hydrosensor
- Sebum Tester

CON SOFTWARE
- SD 202
- PMD 700
- MC 750

VIDEOCAMARAS
- Visioscope BW/Color
- Sebufix - Corneofix


APAR. CIENTIFICOS

- Listado

- Nuevo sistema MPA
- Corneometer
- Sebumeter
- Skin pH meter
- Skin Thermometer
- Tewameter
- Mexameter
- Reviscometer
- Cutometer

- Combi unit

- Skin Visiometer
- Visioscan